POR QUE PRIVARSE DE LA INMORTALIDAD

“A fin de cuentas, todo es un chiste.” Charles Chaplin.

La inmortalidad es un atributo deseado, buscado por la gente, y contrariamente a lo sospechado, esta al alcance de la mano de cualquiera.  Tal como lo leyó,  y no hay que ser tan desconfiado,  y  renegar de esa fantástica posibilidad.

unnamedSi uno se detiene a escuchar atentamente todas las publicidades sobre productos comerciales diferentes que aseguran salud a raudales y bienestar ilimitado con unos pocos pesos, me parece que es ser obtuso, obcecado y algo insensato, desoírlas o desconfiar de ellas; no hay que ser tan incrédulo.

Hablo de la inmortalidad hecha y derecha, no la filosófica, o la cuántica, o la poética: hablo de la simple tarea de no morir.

Sin hacer una detallado análisis de los productos a disposición de la gente, dado que no es este el fin de este articulo, les diré que hay remedio perfecto para todo y todos podemos ser perfectos si adquirimos esos remedios.

Una marca registrada de crema le asegura que desaparecerán todas sus estrías,y cicatrices quirúrgicas con un poco de paciencia.  Un toque mágico para que la piel quede como nueva. También hay cremas magnificas para arrugas, ojeras, feas bolsas palpebrales , caída de pelo, seborrea, o sea todo lo que viene con la vejez.. ¿va comprendiendo?

Líquidos para reparar  las lesiones articulares, que garantizan el remozamiento articular y los defectos de los distintos procesos reumáticos., etc.,

Comprimidos que le aseguran que usted no se oxidará jamás, tal como se lo cuento y espero que no se sonría, usted se esta oxidando como los trastos de metal y eso el la vejez,  y para eso los antioxidantes vienen en su ayuda..

Hay maquinas que le harán reducir su regordeta panza en pocos días, sin ningún tipo de esfuerzo; la máquina hace todo y usted se sienta a leer una revista sin preocuparse; ¿buenísimo no es cierto?; y ni hablar de bellísimos glúteos y poderosos pectorales para deslumbrar al sexo que usted desee deslumbrar.

También hay perfumes que le resolverán problemas amorosos, de empatía, de trabajo y amistad de manera casi milagrosa.

.

Otro gran capitulo son los medicamentos:  Esos si que son la  desaprovechada panacea, y si bien a los abuelos suelen atosigarlos con toneladas de ellos, recetadas por desinteresados médicos, y  con pobres o nulos resultados, no quiere decir que la culpa la tenga el genial medicamento ni su prestigioso laboratorio, sino del desagradecido anciano que no responde a tales prodigios como debiera, de pura necedad y obcecación;¿ vio como con los viejos?

Cremas dentales que aseguran que usted no tendrá caries, dientes muy blancos y una sonrisa cautivadora; reparan grietas y roturas y creo que podrían hacer crecer nuevas piezas dentarias allí donde estén ausentes.

También hay spots publicitarios donde un sacerdote de una extraña iglesia hace hablar a sus seguidores de como mejoro su vida luego del congreso de feligreses.. Así como le cuento, y la gente recupera su fe, su autoestima, su novio, novia, esposo, esposa  y su trabajo solo por unos magros centavos (la iglesia tiene que vivir,¿ vio?)

Ni hablar de los distintos sanadores ni de antiguos cantantes pop que por una extraña voltereta de la vida, o de la fe,  se han transformado en dadores de salud y seguridad, hay  muchos de ellos y a disposición para caso de necesidad. Estoy seguro que cuando nuestros más aclamados futbolistas no estén con nosotros, volverán como santos sanadores y milagreros superestar.

Hay tratamiento eficaces para todo lo que se le ocurra, y para resolver todas las fallas orgánicas que pudieran aparecer en ese acontecer de la vida, y créame que por unos pocos pesos

En síntesis, con un poco de dinero usted puede adquirir belleza, bienestar y le aseguraría que la inmortalidad —que si bien no la recomiendo absolutamente por que trae muchos dolores de cabeza:  recuerde la Piel de Zapa de Honoré de Balzac, o El Retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde— es un bien deseado y preciado por casi toda la humanidad.

Lo curioso es, porque somos tan efímeros y padecemos tantas enfermedades  con tanta posibilidad de cambiar al alcance de la mano. Es  que somos tan rebeldes y negadores de las grandes ofertas

Pare de sufrir, dese un gustito, gástese unos pesitos, esos que tenia destinado a un viajecito o una casita, o alguna otra frivolidad, inviértalos mejor y que mejor que un poco de sana inmortalidad.

A menos, como enfatiza Milan Kundera en “La Inmortalidad”,  de que la vida sea solo imágenes de los otros  flotando en algún lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *