El extraño caso del Homo Sapiens IV

Notre Dame resistió a múltiples intentos de destrucción en toda su historia

downloadLos salvajes intentos de la Revolución Francesa desde 1789, intensificados en 1790

Lo jacobinos en 1793 robando y destruyendo reliquias y destruyendo mampostería

La utilización de la iglesia como almacén de alimentos en 1793

El incendio provocado por los manifestantes durante los episodios de La Comuna de Paris en 1871

El intento de destrucción de todo símbolo Parisino durante la retirada de las tropas alemanas de ocupación, orden directa de Hitler desoída por general Dietrich von Choltitz.

El intento fallido de un miembro de ISSIS

Las hordas turísticas

Hay más fenómenos, pero menos trascendentes.

A todo eso sobrevivió Notre Dame

No han difundido claramente la causa del incendio de Notre Dame, pero trascendió que soldadores con equipos de Oxiacetileno, cortando hierros y arrojando chispas sobre maderos milenarios (Cedro, roble, etc.) cubiertos de finas capas de alquitrán provocó el desastre. Ademas calcularon que la madera sería difícil de encender, y por tal razón los bomberos tardaron tanto tiempo en llegar.

Lo que no pudo la violencia a través de los siglos, lo pudo la imbecilidad humana en un instante.

Los seres humanos, al ser dotados de inteligencia recibimos un privilegio y un legado

Ser custodios de la vida y la naturaleza

Preservar la Historia

Sostener la Justicia

Parece que tenemos dificultades en cumplir el mandato primordial

El extraño caso del Homo Sapiens (III)

Verdad hay una sola, opiniones: muchas; una opinión alejada de la verdad es una mentira.

Sexualidad, reproducción, inicio de la vida

La naturaleza, por no decir nuestros genes, se han valido de el recurso del deseo sexual y el placer denominado “libido” para fomentar la reproducción.

Primera digresión: Este sencillo truco fomento la reproducción con notable éxito, pero también generó odio, violencia, pederastia, pedofilia, y todos los delitos sexuales aberrantes que existen,  guerras, exterminios y probablemente sea la causa de la superpoblación de la tierra.

En todos los seres vivos, la reproducción se produce mediante distintas formas.

· Ovulíparos: Las hembras depositan óvulos en un medio y los machos depositan espermatozoides sobre ellos (fecundación externa). Requieren de un medio acuático. Se da en anfibios y peces óseos.

· Ovíparos: el macho introduce los espermatozoides dentro de la hembra, (fecundación interna) una vez fecundada esta deposita huevos con cáscara dura que protegen al embrión. Se da en algunos peces cartilaginosos, reptiles, aves y dos mamíferos: el equidna y el ornitorrinco.

· Ovovivíparos: la fecundación es interna y el embrión es encerrado en un huevo dentro del cuerpo de la madre con el que no intercambia sustancias. Cuando el embrión está desarrollado el huevo se rompe y la hembra pare a la cría, o deposita el huevo poco antes de que la cría salga de él. Se da en tiburones y serpientes.

· Vivíparos: la fecundación es interna y la cría se desarrolla dentro del cuerpo de la madre intercambiando sustancias. Se da en la mayoría de los mamíferos, incluido el ser humano.

La reproducción vivípara es la última, mas compleja y más eficiente de los sistemas por la posibilidad de seleccionar y recombinar genes de mayor calidad de los predecesores, y la genialidad esta en una parte del proceso denominado meiosis.

clip_image001Dicho en términos simples: Los precursores de las células sexuales (ovocitos y espermatozoides) se forman a partir de un complejo sistema de recombinación llamado meiosis, mediante el cual las células con cantidad normal de cromosomas, reduce estos a la mitad para recombinarse con la otra mitad aportada por el otro sexo.

Dicho en términos más específicos: Meiosis (del griego μείωσις meíōsis ‘disminución’)1​ es una de las formas de la reproducción celular, este proceso se realiza en las gónadas para la producción de gametos. La meiosis es un proceso de división celular en el cual una célula diploide (2n) experimenta dos divisiones sucesivas, con la capacidad de generar cuatro células haploides (n). En los organismos con reproducción sexual tiene importancia ya que es el mecanismo por el que se producen los ovocitos y espermatozoides (gametos).2​ (Wikipedia).

Recordemos que después del acto sexual y la eyaculación, millones de espermatozoides migran a través de los órganos femeninos para unirse al ovocito y fecundarlo. La unión de ambas células cada una aportando la mitad del material genético, por mitosis los primeros estadios, luego la mórula, blástula, gástrula, etc., hasta formar posteriormente el embrión que se anidará en el interior del útero, específicamente en el endometrio ya preparado.

¿Cuándo comienza la vida la unión de los dos gametos?: Siempre tiene vida, nunca ha dejado de tenerla, y no hay opinión que pueda rebatir esta verdad, porque los precursores han tenido vida y han formado un organismo altamente sofisticado que será finalmente un individuo, uno de nosotros.

¿Cuándo adquiere alma? Esa respuesta, si tienes fe, solo la tendría Dios y ningún ser humano, tenga la investidura que tenga puede definirlo; y si no tienes fe ni siquiera te hagas la pregunta, recurre a la filosofía de Immanuel Kant.

Para que se produzca este maravilloso fenómeno de la reproducción en los seres humanos, tiene que haber un acto sexual, una penetración masculina en el organismo sexual femenino, una eyaculación y obviamente las condiciones necesarias para la fecundación, como el sencillo hecho de que la mujer haya ovulado.

El tema es que el acto sexual, sin el deseo denominado “Libido” seria rechazado por los seres humanos.

El deseo es un truco al que recurre la naturaleza para que queramos aparearnos. Yo imagino que la naturaleza (Los genes, o que, o quienes sean) diseñaron el truco pensando en la absoluta ignorancia de los individuos a reproducirse (¿Se imagina a un Pitecántropus Erectus filosofando sobre el deseo, el amor o el aborto? de ninguna manera; desea a la hembra y va por ella sin ninguna sofisticación como el amor).  En el resto de los mamíferos con similares condiciones ocurre lo mismo, salvo las consecuencias salvajes de los seres humanos.

Segunda digresión: se me ocurre y agrego;  Quizas, y repito quizás para certificar que es solo una opinión,  sin el deseo, habría mucha menos actividad sexual y disminuiría dramáticamente la reproducción, claro está… y también, consecuentemente la violencia, los delitos sexuales aberrantes, el trafico de niños o mujeres, las guerras y todos los otros males., o sea, las consecuencias de ser exitosos en la supervivencia y reproducción.

Pero sigamos: No se quiere entender que lamentablemente sexo y reproducción están ligados a los mismos órganos

Yo imagino que, si la naturaleza advierte de que la libido ya no generará nueva descendencia, en un futuro simplemente la eliminará, de la misma manera que la ha creado.

A quienes dicen que son dueños de su cuerpo les digo que no; no es una verdad absoluta, sobre nosotros mismos podemos tomar pocas decisiones: no podemos manejar a discreción el amor que sentimos, alegría o tristeza, dominar la depresión, contrarrestar el Alzheimer, evitar el cáncer, ni siquiera sabemos cuándo desearemos evacuar el intestino o porque diablos llega la impotencia a un hombre joven. No podemos decidir ser más inteligentes o tener mas memoria, mejor vista o cambiar el color de nuestros ojos.

Entre tantas cosas que no podemos decidir sobre nosotros mismos, no podemos evitar nuestra muerte.

Pero podemos producir la muerte de los demás

simplemente estamos diseñados y programados para ser de manera Cartesiana, y quizás algún día la ciencia podrá tomar el comando y reconducir el diseño para ser como deseamos.

El extraño caso del Homo Sapiens (II):

Segunda entrega: Somos lo que los genes indican que seamos

Y a los genes ¿quien los gobierna?

Porque pareciera ser que  el que tiene autoridad sobre ellos es el gran responsable también de nuestras miserias

dna_helix2No soy genetista, solo médico, pero devoro todo lo que se publica sobre ellos y dado que  soy un portador de genes y tengo sentido común, es que me arrogo el derecho a opinar.

Lo genes son pequeñísimas estructuras localizadas en el núcleo de toda célula viva, y están compuestos fundamentalmente  por ADN (Acido desoxirribonucleico), con un entramado helicoidal de dos cadenas entrelazadas por uniones especificas, y cada cadena representa la transmisión genética de uno de los padres. 

Disponemos de 23 pares de cromosomas (22 autosómicos y uno sexual). El ADN de cada célula consta de 3.000 millones de bases nucleótidos(A-adenina, T-timina, G-guanina, y C-citosina), que son las letras con las que se escribe la información genética, insertas en secuencia y ordenadas  según patrones desconocidos hasta el momento

Las modificaciones de esas secuencias llevan implícitas las formas evolutivas y el desarrollo, y pequeñas alteraciones  en sus códigos, implica enormes cambios para bien o para mal.

Somos casi iguales entre seres humanos, con una variación por individuo del 0,1 %, o sea casi nada, los chimpancés son un 96 % similares a nosotros con una variedad del 4 %, un gato del 90 %, un ratón del 85 % y un plátano del 60 %…pareciera ser que tenemos poco de especiales. La Drosophila Melanogaster, o mosca de la fruta (como curiosidad lo menciono) , tiene solo cuatro cromosomas pero en ellos los genes son prácticamente idénticos al ser humano, de manera tal que con ellos se hacen investigación y simulaciones..

Ahora bien, pensemos que pequeñísimas variaciones nos hace diferentes a los animales, como por ejemplo la tardía aparición del gen FOX P2, que nos permitió hablar fluidamente para logar una mejor comunicación y alcanzar rendimiento en equipo o en comunidad mas elevado, y así dar un salto cuali y cuantitativo sobre nuestro predecesor, el Neanderthal.

Los genes son las máximas autoridades de decisión para determinar nuestras características: Color de ojos, piel, tonalidad y color de voz, estatura, carácter, personalidad, voluntad, estado psíquico, agresividad, capacidad para la honestidad o el delito, padecer determinadas enfermedades, o protegernos de ellas, etc. por mencionar groseramente algunas condiciones humanas; y sintéticamente hablando somos y seremos lo que ellas dicen que somos y que seremos. Y no sabemos lo que los genes desean para nosotros: o mejorarnos cada vez más o preservarnos para poderlos preservar a ellos.

Ningún gen, imagino, desearía que su huésped sea un defectuoso ser; porque así como detestamos nuestros transportes destartalados, ellos (imagino) harán los mismo: intercalaran características para mejorarnos, o sea mejorar el transporte; así de sencillo.

El homo sapiens que observo en la calle y en los medios masivos de comunicación, escandalosos y vociferantes en promedio, deja mucho que desear, por lo que la tarea de los genes, en consecuencia, parece reprochable, y no veo que eso pueda cambiar.

Salvo que le echemos mano y modifiquemos la realidad.

Lo cambios en el ADN que se han dado naturalmente, o por evolución, lo han hecho en millones de años, muy lentamente y los saltos o aceleraciones en el proceso no son bien conocidos, y los poco conocidos como la etapa de la  aparición de la fotosíntesis y el ciclo de Krebs,  son  materia de opinión.

Hay quienes vaticinan un gran salto genético dentro de unos 25 años, y no se de donde sacan esa conclusión que me parece realmente muy arriesgada. Lo veo poco probable, no imposible, por supuesto.

Si las hierbas logran, algunos pocos años en adaptarse y resistir a los glifosatos, o  un virus puede tardar poco tiempo en adaptarse para saltar las barreras creadas por las vacunas, o una bacteria ser resistente a un antibiótico; ¿como es posible que nuestros genes no se adapten rápidamente para resistir a los innumerables agentes  agresores y debamos defendernos artificialmente.

Siempre me ha parecido muy extraño que pequeñísimas y sencillas estructuras gobiernen nuestra naturaleza y toda nuestras posibilidades humanas estén encerradas en un programa genético que evoluciona vaya a saber Dios de que manera.

La gran pregunta que siempre me hago es: Si ellas mandan sobre nosotros, ¿quien manda sobre ellas?, ¿que o quienes tiene la potestad de las modificaciones necesarias y las ha tenido para que evolucionemos desde el Australopiteco (por ejemplo)  hasta hoy?

Cuando veo a determinados personajes actuar de manera irresponsable, o brutal, es cuando me invade una inevitable decepción, y la pregunta siguiente esta referida a si su diseño lo hace inevitablemente así o tiene la libertad para elegir.  Y si esta diseñado para ser así, ¿porque la naturaleza haría tales cosas, porque necesita de la maldad?

Ya nos estamos desguazando para saber que somos, de que estamos hechos y tomar el control de ( nosotros mismos, y no muy lejos estamos de logarlo; me parece bien y natural que tengamos el comando de nuestra vida y nuestro futuro, aunque me genera cierta duda de quienes serán los genios que decidirán que o como seremos. Por el momento y más allá de algún logro, como el descubrimiento de locus de enfermedades hereditarias,  solo es chapucería y atrevimiento.

La-batalla-hombre-máquina-ha-comenzado-960x526Pienso que los humanos crearemos antes, mejores máquinas que mejores genes que nos hagan a su vez mejores personas, y esas máquinas, que no descarto que serán lo suficientemente inteligentes para seguir evolucionando por si mismas  autoperfeccionándose, serán las que nos remplacen en un futuro no demasiado lejano no demasiado ficticio.


Juno sigue dandonos que hablar: (Jupiter Marble | NASA) 

Esta impactante vista de la Gran Mancha Roja de Júpiter y el turbulento hemisferio sur fue capturada por la nave espacial Juno de la NASA mientras realizaba un paso cercano del planeta gigante de gas.

Juno tomó las tres imágenes utilizadas para producir esta vista de color mejorado el 12 de febrero de 2019, entre las 9:59 am PST (12:59 pm EST) y las 10:39 am PST (1:39 pm EST), como la nave espacial. Realizó su 17 ° pase de ciencia de Júpiter. En el momento en que se tomaron las imágenes, la nave espacial se encontraba entre 16,700 millas (26,900 kilómetros) y 59,300 millas (95,400 kilómetros) por encima de las cimas de las nubes de Júpiter, por encima de una latitud sur que abarca desde aproximadamente 40 a 74 grados.

Origen: Jupiter Marble | NASA

El extraño caso del Homo Sapiens

Breves postales sobre el comportamiento humano

Primer entrega: Desconcierto y decadencia.

downloadEl ser humano moderno es una compleja y desconcertante criatura: Necia, violenta y retrograda en algunos  momentos, brillante y de fulgurantes  avances  en otros. 

Una persona promedio tarda más en desarrollarse y alcanzar su potencial completo que cualquier criatura viva en la tierra; un año demora para lograr caminar, entre cinco y ocho años para alcanzar niveles básicos de razonamiento, completa su formación primaria a los doce años, y su formación profesional entre los 22 y 25 años, logrando experiencia fundamental y de excelencia como a los 40.

La vida humana de calidad, podría extenderse hasta los ochenta años hoy por hoy, o sea que un ser humano se forma durante la mitad de su vida y sirve en la segunda mitad

Advertimos la lentitud del desarrollo del hombre, cuando vemos que cualquier mamífero puede pararse y caminar prácticamente luego de su nacimiento y es también capaz de conseguir su sustento a los pocos meses de vida.

Sin embargo, a pesar de la lentitud en su desarrollo, ha logrado fascinantes avances en todas las áreas de la ciencia,  ha visitado la mayor parte de los planetas, esta investigando la mayoría de ellos y sus maquinas de investigación espacial, ya están abandonando el sistema solar.

Es justo también decir, que  a diferencia de los otros animales, y aún con lentitud, justificada de mil maneras,  el desarrollo del hombre continua toda su vida evolucionando,  si así lo desea y persevera, puede lograr niveles asombrosos en su desarrollo,  es así en una gran parte de los casos.

El desarrollo de su cerebro, su capacidad lingüística novedosa y mas específicamente su corteza cerebral, le ha dado condiciones de inteligencia fundamental, pero a su vez le ha enlentecido su progreso inicial, ha valido la pena.

Lo curioso es que si bien amplios sectores del arte y la ciencia humana avanzan decididamente, este avance se ha tornado en los últimos tiempos mas lento, e importantes bolsones de la humanidad va cayendo en una inexplicable frialdad, desazón y extravío,  advirtiéndose un notable deterioro cultural.

Las vez la tecnología no ha sido todo lo útil que sospechamos de ella y pruebas de ello se ven por doquier, pero esto es solo una sospecha nada mas; que deberá ser comprobada.

Todos estos fenómenos, me han llevado a reflexionar y a dar una opinión, sin pretender nada extraordinario en mis conclusiones,  sobre lo que veo y moviliza mi atención y de mis preocupaciones;  de eso se tratan estas breves reflexiones que denomino postales

Creo finalmente a modo de síntesis que la civilización esta en decadencia y como dice el singular escritor Michel Houellebecq en su libro Serotonina (…) “…y es así como muere una civilización, sin trastornos, sin peligros y sin dramas, y con muy poca carnicería, una civilización muere simplemente por hastío. por asco de si misma…”


Novedades del sistema solar, y de Mercurio (de space.com)

(De Space.com)…

Dos descubrimientos polvorientos pueden sacudir nuestra comprensión del sistema solar interior. 

Mercury comparte su órbita supertight con un gran anillo de polvo errante, según sugiere un estudio reciente. Y otra nube de asteroides aún por descubrir probablemente dio lugar a un halo similar en el vecindario de Venus, concluye otro nuevo artículo.

«No todos los días se puede descubrir algo nuevo en el sistema solar interior», dijo en un comunicado Marc Kuchner, coautor del estudio Venus y astrofísico en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. «Esto está justo en nuestro vecindario».

Maravilloso pensamiento de Eduardo Galeano

Me caí del mundo y ahora no sé por donde se entra.
(Para mayores de 30 pero deberían leerlo todos los que sepan leer)
Eduardo Galeano
Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo
tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo
porque a alguien se le ocurre agregarle una función o
achicarlo un poco.
No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los
críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los
planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que
los volvieran a ensuciar.
Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus
propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda,
incluyendo los pañales.
¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si,
ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó botar. ¡Ni los
desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos
por las calles guardando los mocos en el pañuelo de tela del
bolsillo.
¡¡¡Nooo!!! Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es
que en algún momento me distraje, me caí del mundo y
ahora no sé por dónde se entra. Lo más probable es que lo
de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no
consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el
celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas
las navidades.
¡Guardo los vasos desechables!
¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez!
¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero
inoxidable en el cajón de los cubiertos!
Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se
compraban para toda la vida!
¡Es más!
¡Se compraban para la vida de los que venían después!
La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas,
vajillas y hasta palanganas de loza.
Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos
tenido más cocinas que las que había en todo el barrio en mi
infancia y hemos cambiado de refrigerador tres veces.
¡¡Nos están fastidiando! ! ¡¡Yo los descubrí!! ¡¡Lo hacen
adrede!! Todo se rompe, se gasta, se oxida, se quiebra o se
consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo.
Nada se repara. Lo obsoleto es de fábrica.
¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas de
los tenis Nike?
¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando
colchones casa por casa?
¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el
electricista?
¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones
para los talabarteros?
Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto,
producimos más y más y más basura.
El otro día leí que se produjo más basura en los últimos
40 años que en toda la historia de la humanidad.
El que tenga menos de 30 años no va a creer esto:
¡¡Cuando yo era niño por mi casa no pasaba el que recogía la
basura!!
¡¡Lo juro!! ¡Y tengo menos de… años!
Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al
gallinero, a los patos o a los conejos (y no estoy hablando del
siglo XVII)
No existía el plástico ni el nylon. La goma sólo la veíamos
en las ruedas de los autos y las que no estaban rodando las
quemábamos en la Fiesta de San Juan.
Los pocos desechos que no se comían los animales,
servían de abono o se quemaban. De ‘por ahí’ vengo yo. Y
no es que haya sido mejor. Es que no es fácil para un pobre
tipo al que lo educaron con el ‘guarde y guarde que alguna
vez puede servir para algo’, pasarse al ‘compre y bote que ya
se viene el modelo nuevo’.Hay que cambiar el auto cada 3
años como máximo, porque si no, eres un arruinado. Así el
coche que tenés esté en buen estado. Y hay que vivir
endeudado eternamente para pagar el nuevo. Pero por
Dios!!!!
Mi cabeza no resiste tanto.
Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no sólo
cambian de celular una vez por semana, sino que, además,
cambian el número, la dirección electrónica y hasta la
dirección real.
Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la
misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya si era
un nombre como para cambiarlo) Me educaron para guardar
todo. ¡¡¡Toooodo!!! Lo que servía y lo que no. Porque algún
día las cosas podían volver a servir. Le dábamos crédito a
todo.
Si, ya lo sé, tuvimos un gran problema: nunca nos
explicaron qué cosas nos podían servir y qué cosas no. Y en
el afán de guardar (porque éramos de hacer caso) guardamos
hasta el ombligo de nuestro primer hijo, el diente del
segundo, las carpetas del jardín de infantes y no sé cómo no
guardamos la primera caquita. ¿Cómo quieren que entienda a
esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses
de comprarlo?
¿Será que cuando las cosas se consiguen fácilmente, no se
valoran y se vuelven desechables con la misma facilidad con
la que se consiguieron?
En casa teníamos un mueble con cuatro cajones. El
primer cajón era para los manteles y los repasadores, el
segundo para los cubiertos y el tercero y el cuarto para todo
lo que no fuera mantel ni cubierto. Y guardábamos.. . ¡¡Cómo
guardábamos!! ¡¡Tooooodo lo guardábamos!! ¡¡Guardábamos
las tapas de los refrescos!! ¡¿Cómo para qué?! Hacíamos
limpia-calzados para poner delante de la puerta para
quitarnos el barro. Dobladas y enganchadas a una piola se
convertían en cortinas para los bares. Al terminar las clases
le sacábamos el corcho, las martillábamos y las clavábamos
en una tablita para hacer los instrumentos para la fiesta de
fin de año de la escuela. ¡Tooodo guardábamos!
Cuando el mundo se exprimía el cerebro para inventar
encendedores que se tiraban al terminar su ciclo,
inventábamos la recarga de los encendedores descartables. Y
las Gillette -hasta partidas a la mitad- se convertían en
sacapuntas por todo el ciclo escolar. Y nuestros cajones
guardaban las llavecitas de las latas de sardinas o del cornedbeef,
por las dudas que alguna lata viniera sin su llave. ¡Y las
pilas! Las pilas de las primeras Spica pasaban del congelador
al techo de la casa. Porque no sabíamos bien si había que
darles calor o frío para que vivieran un poco más. No nos
resignábamos a que se terminara su vida útil, no podíamos
creer que algo viviera menos que un jazmín.
Las cosas no eran desechables. Eran guardables. ¡¡¡Los
diarios!!! Servían para todo: para hacer plantillas para las
botas de goma, para poner en el piso los días de lluvia y por
sobre todas las cosas para envolver.. ¡¡¡Las veces que nos
enterábamos de algún resultado leyendo el diario pegado al
trozo de carne!!!
Y guardábamos el papel plateado de los chocolates y de
los cigarros para hacer guías de pinitos de navidad y las
páginas del almanaque para hacer cuadros y los goteros de
las medicinas por si algún medicamento no traía el
cuentagotas y los fósforos usados porque podíamos prender
una hornalla de la Volcán desde la otra que estaba prendida y
las cajas de zapatos que se convirtieron en los primeros
álbumes de fotos y los mazos de naipes se reutilizaban
aunque faltara alguna, con la inscripción a mano en una sota
de espada que decía ‘éste es un 4 de bastos’.
Los cajones guardaban pedazos izquierdos de pinzas de
ropa y el ganchito de metal. Al tiempo albergaban sólo
pedazos derechos que esperaban a su otra mitad para
convertirse otra vez en una pinza completa.
Yo sé lo que nos pasaba: nos costaba mucho declarar la
muerte de nuestros objetos. Así como hoy las nuevas
generaciones deciden ‘matarlos’ apenas aparentan dejar de
servir, aquellos tiempos eran de no declarar muerto a nada:
¡¡¡ni a Walt Disney!!!
Y cuando nos vendieron helados en copitas cuya tapa se
convertía en base y nos dijeron: ‘Cómase el helado y después
tire la copita’, nosotros dijimos que sí, pero, ¡¡¡minga que la
íbamos a tirar!!! Las pusimos a vivir en el estante de los vasos
y de las copas. Las latas de arvejas y de duraznos se
volvieron macetas y hasta teléfonos. Las primeras botellas de
plástico se transformaron en adornos de dudosa belleza. Las
hueveras se convirtieron en depósitos de acuarelas, las tapas
de botellones en ceniceros, las primeras latas de cerveza en
portalápices y los corchos esperaron encontrarse con una
botella.
Y me muerdo para no hacer un paralelo entre los valores
que se desechan y los que preservábamos. ¡¡¡Ah!!! ¡¡¡No lo
voy a hacer!!! Me muero por decir que hoy no sólo los
electrodomésticos son desechables; que también el
matrimonio y hasta la amistad son descartables.
Pero no cometeré la imprudencia de comparar objetos con
personas. Me muerdo para no hablar de la identidad que se
va perdiendo, de la memoria colectiva que se va tirando, del
pasado efímero. No lo voy a hacer. No voy a mezclar los
temas, no voy a decir que a lo perenne lo han vuelto caduco
y a lo caduco lo hicieron perenne. No voy a decir que a los
ancianos se les declara la muerte apenas empiezan a fallar en
sus funciones, que los cónyuges se cambian por modelos más
nuevos, que a las personas que les falta alguna función se les
discrimina o que valoran más a los lindos, con brillo,
pegatina en el cabello y glamour.
Esto sólo es una crónica que habla de pañales y de
celulares. De lo contrario, si mezcláramos las cosas, tendría
que plantearme seriamente entregar a la ‘bruja’ como parte de
pago de una señora con menos kilómetros y alguna función
nueva. Pero yo soy lento para transitar este mundo de la
reposición y corro el riesgo de que la ‘bruja’ me gane de
mano y sea yo el entregado.
Eduardo Galeano
Periodista y escritor uruguayo