Cada día más vigilados

China ya esta ultimando detalles para una mayor vigilancia de sus ciudadanos. Al menos este tema es preocupante, dado que comienzan a tambalear viejos valores como la libertad, la privacidad y el libre albedrío , será entonces una hermosa utopía. 

No me quedan dudas que el sistema ha de ser muy útil para controlar la delincuencia y el crimen en general,  pero no estoy muy seguro de que quienes utilicen estos increíbles sistemas de control, solamente persigan la paz y la seguridad de la población, y mas pensando en los antecedentes de los gobiernos que los implementan.

Los criminales han de buscar nuevos recursos y ardides para eludir el control y los que quedaran expuestos serán los de siempre: la gente decente.

La necesidad de poder, dominio y manipulación de los demás por todos los medios posibles es una enfermedad epidémica que infecta ciertamente a ciertos individuos o a ciertos grupos de individuos.

 

 

El 8 de junio de 1949 se publica la novela de ciencia ficción y política “1984” de George Orwell. En ella se introduce por primera vez el concepto del omnipresente y vigilante Gran Hermano o Hermano Mayor. La novela, un icono fundamental de la literatura, nos advertía sobre el futuro de la humanidad en mano de gobernantes dictatoriales.  En Minority Report, pelicula del año 2002 de Steven Spielberg ya hacia avances interesantes sobre la perdida progresiva de la libertad como bajo la excusa de razones de seguridad; En Anón, una inquietante película de Andrew Niccol, estrenada en mayo de este año, todos los individuos estaban siendo controlados por sus sistema virtual de reconocimiento al que nadie podía escapar, y todos los servicios del estado se valen de él

Algo interesante de ver, o quizá preocupante es la inmediatez entre la imaginación de los escritores y guionistas y la transformación en realidad.  En la época de Julio Verne, de la ficción a la realidad, de la literatura fantástica a la vida cotidiana, eran un salto de al menos cien años. Hoy casi son simultáneos.

 

China ha lanzado su proyecto, ya realidad de control de la delincuencia con el sistema de reconocimiento facial, y no solo detectará rostros de delincuentes, sino que reprobará actitudes y actos indebidos en la vida urbana de todas las personas: Si un peatón incumple una ley de tránsito será reprobado y puesto en evidencia en un gran cartel. Imagino que eso será solo el principio.

En Buenos Aires, ya hay carteles que individualizan patentes y conductores. Un registro para detectar autos con patentes falsas o buscados.

En buenas manos todo es bueno, en las manos inadecuadas es peligroso. Hoy china controla los nacimientos, actividades e Internet; y en poco tiempo tendrá detalles informatizados de todos sus ciudadanos. El gobierno chino podrá generar limites, restricciones, y crear o modificar conductas a su voluntad.

Yo no pretendo hacer un juicio de valor, solo digo que esta es una nueva espada, y como toda espada tiene dos filos, un filo corta para bien y el otro filo corta para mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *