Novedades del sistema solar, y de Mercurio (de space.com)

(De Space.com)…

Dos descubrimientos polvorientos pueden sacudir nuestra comprensión del sistema solar interior. 

Mercury comparte su órbita supertight con un gran anillo de polvo errante, según sugiere un estudio reciente. Y otra nube de asteroides aún por descubrir probablemente dio lugar a un halo similar en el vecindario de Venus, concluye otro nuevo artículo.

“No todos los días se puede descubrir algo nuevo en el sistema solar interior”, dijo en un comunicado Marc Kuchner, coautor del estudio Venus y astrofísico en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Esto está justo en nuestro vecindario”.

Maravilloso pensamiento de Eduardo Galeano

Me caí del mundo y ahora no sé por donde se entra.
(Para mayores de 30 pero deberían leerlo todos los que sepan leer)
Eduardo Galeano
Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo
tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo
porque a alguien se le ocurre agregarle una función o
achicarlo un poco.
No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los
críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los
planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que
los volvieran a ensuciar.
Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus
propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda,
incluyendo los pañales.
¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si,
ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó botar. ¡Ni los
desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos
por las calles guardando los mocos en el pañuelo de tela del
bolsillo.
¡¡¡Nooo!!! Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es
que en algún momento me distraje, me caí del mundo y
ahora no sé por dónde se entra. Lo más probable es que lo
de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no
consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el
celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas
las navidades.
¡Guardo los vasos desechables!
¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez!
¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero
inoxidable en el cajón de los cubiertos!
Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se
compraban para toda la vida!
¡Es más!
¡Se compraban para la vida de los que venían después!
La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas,
vajillas y hasta palanganas de loza.
Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos
tenido más cocinas que las que había en todo el barrio en mi
infancia y hemos cambiado de refrigerador tres veces.
¡¡Nos están fastidiando! ! ¡¡Yo los descubrí!! ¡¡Lo hacen
adrede!! Todo se rompe, se gasta, se oxida, se quiebra o se
consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo.
Nada se repara. Lo obsoleto es de fábrica.
¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas de
los tenis Nike?
¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando
colchones casa por casa?
¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el
electricista?
¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones
para los talabarteros?
Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto,
producimos más y más y más basura.
El otro día leí que se produjo más basura en los últimos
40 años que en toda la historia de la humanidad.
El que tenga menos de 30 años no va a creer esto:
¡¡Cuando yo era niño por mi casa no pasaba el que recogía la
basura!!
¡¡Lo juro!! ¡Y tengo menos de… años!
Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al
gallinero, a los patos o a los conejos (y no estoy hablando del
siglo XVII)
No existía el plástico ni el nylon. La goma sólo la veíamos
en las ruedas de los autos y las que no estaban rodando las
quemábamos en la Fiesta de San Juan.
Los pocos desechos que no se comían los animales,
servían de abono o se quemaban. De ‘por ahí’ vengo yo. Y
no es que haya sido mejor. Es que no es fácil para un pobre
tipo al que lo educaron con el ‘guarde y guarde que alguna
vez puede servir para algo’, pasarse al ‘compre y bote que ya
se viene el modelo nuevo’.Hay que cambiar el auto cada 3
años como máximo, porque si no, eres un arruinado. Así el
coche que tenés esté en buen estado. Y hay que vivir
endeudado eternamente para pagar el nuevo. Pero por
Dios!!!!
Mi cabeza no resiste tanto.
Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no sólo
cambian de celular una vez por semana, sino que, además,
cambian el número, la dirección electrónica y hasta la
dirección real.
Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la
misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya si era
un nombre como para cambiarlo) Me educaron para guardar
todo. ¡¡¡Toooodo!!! Lo que servía y lo que no. Porque algún
día las cosas podían volver a servir. Le dábamos crédito a
todo.
Si, ya lo sé, tuvimos un gran problema: nunca nos
explicaron qué cosas nos podían servir y qué cosas no. Y en
el afán de guardar (porque éramos de hacer caso) guardamos
hasta el ombligo de nuestro primer hijo, el diente del
segundo, las carpetas del jardín de infantes y no sé cómo no
guardamos la primera caquita. ¿Cómo quieren que entienda a
esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses
de comprarlo?
¿Será que cuando las cosas se consiguen fácilmente, no se
valoran y se vuelven desechables con la misma facilidad con
la que se consiguieron?
En casa teníamos un mueble con cuatro cajones. El
primer cajón era para los manteles y los repasadores, el
segundo para los cubiertos y el tercero y el cuarto para todo
lo que no fuera mantel ni cubierto. Y guardábamos.. . ¡¡Cómo
guardábamos!! ¡¡Tooooodo lo guardábamos!! ¡¡Guardábamos
las tapas de los refrescos!! ¡¿Cómo para qué?! Hacíamos
limpia-calzados para poner delante de la puerta para
quitarnos el barro. Dobladas y enganchadas a una piola se
convertían en cortinas para los bares. Al terminar las clases
le sacábamos el corcho, las martillábamos y las clavábamos
en una tablita para hacer los instrumentos para la fiesta de
fin de año de la escuela. ¡Tooodo guardábamos!
Cuando el mundo se exprimía el cerebro para inventar
encendedores que se tiraban al terminar su ciclo,
inventábamos la recarga de los encendedores descartables. Y
las Gillette -hasta partidas a la mitad- se convertían en
sacapuntas por todo el ciclo escolar. Y nuestros cajones
guardaban las llavecitas de las latas de sardinas o del cornedbeef,
por las dudas que alguna lata viniera sin su llave. ¡Y las
pilas! Las pilas de las primeras Spica pasaban del congelador
al techo de la casa. Porque no sabíamos bien si había que
darles calor o frío para que vivieran un poco más. No nos
resignábamos a que se terminara su vida útil, no podíamos
creer que algo viviera menos que un jazmín.
Las cosas no eran desechables. Eran guardables. ¡¡¡Los
diarios!!! Servían para todo: para hacer plantillas para las
botas de goma, para poner en el piso los días de lluvia y por
sobre todas las cosas para envolver.. ¡¡¡Las veces que nos
enterábamos de algún resultado leyendo el diario pegado al
trozo de carne!!!
Y guardábamos el papel plateado de los chocolates y de
los cigarros para hacer guías de pinitos de navidad y las
páginas del almanaque para hacer cuadros y los goteros de
las medicinas por si algún medicamento no traía el
cuentagotas y los fósforos usados porque podíamos prender
una hornalla de la Volcán desde la otra que estaba prendida y
las cajas de zapatos que se convirtieron en los primeros
álbumes de fotos y los mazos de naipes se reutilizaban
aunque faltara alguna, con la inscripción a mano en una sota
de espada que decía ‘éste es un 4 de bastos’.
Los cajones guardaban pedazos izquierdos de pinzas de
ropa y el ganchito de metal. Al tiempo albergaban sólo
pedazos derechos que esperaban a su otra mitad para
convertirse otra vez en una pinza completa.
Yo sé lo que nos pasaba: nos costaba mucho declarar la
muerte de nuestros objetos. Así como hoy las nuevas
generaciones deciden ‘matarlos’ apenas aparentan dejar de
servir, aquellos tiempos eran de no declarar muerto a nada:
¡¡¡ni a Walt Disney!!!
Y cuando nos vendieron helados en copitas cuya tapa se
convertía en base y nos dijeron: ‘Cómase el helado y después
tire la copita’, nosotros dijimos que sí, pero, ¡¡¡minga que la
íbamos a tirar!!! Las pusimos a vivir en el estante de los vasos
y de las copas. Las latas de arvejas y de duraznos se
volvieron macetas y hasta teléfonos. Las primeras botellas de
plástico se transformaron en adornos de dudosa belleza. Las
hueveras se convirtieron en depósitos de acuarelas, las tapas
de botellones en ceniceros, las primeras latas de cerveza en
portalápices y los corchos esperaron encontrarse con una
botella.
Y me muerdo para no hacer un paralelo entre los valores
que se desechan y los que preservábamos. ¡¡¡Ah!!! ¡¡¡No lo
voy a hacer!!! Me muero por decir que hoy no sólo los
electrodomésticos son desechables; que también el
matrimonio y hasta la amistad son descartables.
Pero no cometeré la imprudencia de comparar objetos con
personas. Me muerdo para no hablar de la identidad que se
va perdiendo, de la memoria colectiva que se va tirando, del
pasado efímero. No lo voy a hacer. No voy a mezclar los
temas, no voy a decir que a lo perenne lo han vuelto caduco
y a lo caduco lo hicieron perenne. No voy a decir que a los
ancianos se les declara la muerte apenas empiezan a fallar en
sus funciones, que los cónyuges se cambian por modelos más
nuevos, que a las personas que les falta alguna función se les
discrimina o que valoran más a los lindos, con brillo,
pegatina en el cabello y glamour.
Esto sólo es una crónica que habla de pañales y de
celulares. De lo contrario, si mezcláramos las cosas, tendría
que plantearme seriamente entregar a la ‘bruja’ como parte de
pago de una señora con menos kilómetros y alguna función
nueva. Pero yo soy lento para transitar este mundo de la
reposición y corro el riesgo de que la ‘bruja’ me gane de
mano y sea yo el entregado.
Eduardo Galeano
Periodista y escritor uruguayo

La era digital ha comenzado

¿QUE HAREMOS LOS SERES HUMANOS EN EL FUTURO?

Una de las maravillas creadas por el hombre, que está recién en sus inicios es la robótica y un paso más allá aún: la inteligencia artificial; eso es lo bueno… lo malo es que nos reemplazará por caros e ineficientes.

Los procesos automatizados ya están en los bancos, en la producción en general, en los servicios, y hasta en el arte. Hay ciudades desarrolladas en que tiendas, restaurantes y hoteles son atendidos por robots sumamente eficientes; en poco tiempo se estima que habrá por doquier vehículos robotizados que andarán sin conductor humano, y entregas domiciliarias mediante drones.

En un futuro no lejano desaparecerán los seres humanos en cadenas de montaje, construcción, transporte etc. etc. Según la investigación de los británicos Frey y Osborne, de la Oxford Martin School, se estima que en el termino de 15 o 20 años serán reemplazados por maquinas, el 99 % de bibliotecarios, aduaneros, vendedores de seguros, auditores de cuentas; el 98 % de los empleados de bancos, e inspectores de compañías de seguros; el 97% de operadoras telefónicas, vendedoras de tiendas, agentes de bienes raíces, recepcionistas, camareros de restaurantes y hoteles; el 96% de cocineros, taxistas, camioneros y así sucesivamente. No se salvan los profesionales como médicos, enfermeras, abogados, escribanos, arquitectos, astrónomos, etc. los cuales ya están siendo reemplazados por algoritmos cada día mas complejos y cada día más sofisticados.

Este trabajo de investigación fue realizado en el año 2013, y personalmente creo que esta en lo cierto, pero sospecho que la velocidad del recambio va a ser mucho más rápida. Solamente tiene que mirar a su alrededor objetivamente y ver todo lo que ha sido reemplazado por tecnología digital y automatizaciones y caerá en la cuenta.

Los dueños de restaurantes de Tokio están felices porque la robotización hizo bajar sus costos y hoy venden sushi de buena calidad a bajo precio; al igual que los vendedores de hamburguesas en San Francisco o los hoteleros de Miami, que han reemplazado personal experimentado por robots.

Dos diarios muy importantes en el mundo, como lo son el Washington Post y el Wall Street Journal, ya tienen editores robot para cuestiones complejas, como procesos electorales o políticos en general.

El costo de un auto de alta gama ha bajado porque sus diseños son construidos por maquinas que no se enferman ni reclaman, al igual que la mayoría de los modernos utensilios de cocina importados que tienes a tu alrededor, el televisor inteligente o la Tablet.

¿Ha escuchado un concierto elaborado por robots o ha tenido la oportunidad de competir en cualquier juego, como ajedrez, backgammon, póker, etc. con ellos? O sea que no habra trabajador, profesional, científico o artista que no pueda ser reemplazado.

Moraleja: cada vez se necesitarán menos seres humanos para lo cotidiano y muy pocos para lo sofisticado, con lo cual habrá una enorme cantidad de personas en edad laboral ociosas, o simplemente habrá muchos menos seres humanos porque ya no serán necesarios.

Los optimistas creen que los servicios automatizados y robots, nos aliviarán de las tareas tediosas o pesadas y así obtendremos tiempo para las mas interesantes: ahora es así, pero muy pronto podrán hacer tareas sumamente sofisticadas sin ninguna dificultad, como manejar un avión o controlar un satélite, o realizar una importante intervención quirúrgica, por mencionar algunas.

Pero también todo lo que es digital hoy, tal como lo concebimos va a ser obsoleto en pocos años más, no le queden dudas; y lo que vendrá ha de ser sin dudas maravilloso y escalofriante.

Pregúntele a su smartphone o computadora, sea la que usted tenga, ya que se maneje con Cortana de Windows, Siri de Apple, Alexa de Amazon, Google de Android, etc., sobre este tema y verá lo que le contesta, y ya no es ciencia ficción, es ahora, ya.

Algunos filósofos piensan que esto tiene el límite del espíritu humano; pero olvidan que la inteligencia artificial que será la que finalmente continúe con la tarea humana no tiene esos limites y la inteligencia llegará a extremos ni siquiera imaginados. Dicho de otra manera, digo que quizás no se imagine un robot con inteligencia artificial diseñando otro robot.

Si el 80 % o mas de las tareas van a ser reemplazadas por robots, y la inteligencia artificial pensará por nosotros, ¿cuál será el rol del ser humano, aún el de la generación T, o la que le suceda en el futuro?

Pero por otra parte: si el ser humano va a ser desplazado de la estructura laboral, ¿quién comprará la producción de las nuevas fábricas? ¿Los robots?… no los veo como fuente de deseo como los humanos.

Si en menos de treinta años podrían ser reemplazadas las principales tareas humanas y muchas de las profesiones, ¿qué sucederá dentro de cincuenta, cien o trescientos años? que es una fracción de tiempo desde el punto de vista de la evolución humana. Ya no estaremos podría decir usted, pero… sí estarán hijos y nietos, salvo que la vida se prolongue también y eso es bastante probable que suceda, ahora que sabemos por qué envejecemos.

Por lo que puede verse, la cadena evolutiva del ser humano esta dando paso a generaciones diferentes (x, y z, t) … ¿pero ¿qué sucederá realmente? Competirán con los futuros androides por ocupar los puestos relevantes en lo que sea que se haga en el futuro (viajes interplanetarios, ciencia, comercio.) ¿El ser humano evolucionará un eslabón más o simplemente será reemplazado, por lo que afanosamente fuimos construyendo?

¿Hacia donde va la civilización?

¿Que aconsejar a hijos y nietos?

Las nuevas generaciones son diferentes a todas las anteriores y diferente ha de ser nuestra relación con ellas y hablo de padres y abuelos frente al desafío de guiar al crecimiento de un niño de estos controvertidos tiempos.  Lo tradicional esta tornándose en obsoleto y los mayores, creo, debemos prepararnos para estar a la altura de las circunstancias que los tiempos demandan

En 1991, los científicos estadounidenses Neil Howe y William Strauss crearon la teoría generacional. De acuerdo con ella, entre cada 20 y 25 años nace un nueva generación, poseedoras de rasgos de carácter diferentes, hábitos e identidad, los cuales los distinguen en comparación con todas las demás y después se repiten en las futuras generaciones. Función de su comportamiento, su educación y la relación con la tecnología entre otras cosas.

Tengo dos nietos de la generación Z, y tres de la generación T, razón por la cual el tema es de vital importancia para mi,  al igual que las motivaciones para su correcto entendimiento y comprensión.

Hay cientos de generaciones a lo largo de la historia de la humanidad, agrupadas bajo conceptos culturales, artísticos, filosóficos o políticos, pero el avance violento e inusitado de la tecnología,  va generando fenómenos singulares en las nuevas generaciones.

La tabla muestra solo las últimas generaciones en función de su relación con cultura, desarrollo y tecnología..

 


GENERACIÓN


Años de aparición y vigencia
probable


Características


Baby Boomer


1946 – 1964


Ola de nacimientos luego de la II Guerra
Mundial


Generación Beat


1950 (USA) rechazo a valores clásicos, libertad
sexual, drogas y filosofía oriental


Allen Ginsberg, Jack Kerouac,
Burroughs


Generación X


1961 – 1981, primeros post Baby B.  Deseosos de destacarse.


Comprometidos, laboriosos, impulsan la
tecnología


Generación Y


Probablemente en 1990, se denomina también
generación Millenium


Usaron todas las
tecnologías.


Generación Z


A partir de 1995, hasta el 2010; generación
Centenial


Rasgos de las generaciones Y y
T


Generación T


A partir del 2010 y se presume hasta el
2020


Solo tecnología digital, y
virtual

La generación T

Según los estudiosos esta generación representa uno de los desafíos mas importantes de la historia de la educación y se la investiga fundamentalmente porque su vinculación con el sistema digital es puro y completo, descartando prácticamente ya todos los medios analógicos. Con la llegada del nuevo milenio comienzan a consolidarse las bases del nuevo uso de internet: mayormente social y colaborativo:

Google nace en septiembre de 1998 y se populariza a comienzos de 2000, Facebook nace en 2004 y se populariza en 2006, Twitter nace en 2006 y se populariza en 2008. Las tecnologías dominantes en esta época son: la geolocalización, dispositivos táctil, portabilidad de dispositivos, la conexión en todo momento y lugar, la generación compartida de contenidos y la sociabilización. 

La generación táctil es la primera que, en lugar de digitalizar sus prácticas analógicas, debe hacer un esfuerzo para adaptar sus prácticas digitales cuando se enfrenta a ambientes analógicos. «Estamos frente a otro tipo de niño, producto no de una determinada concepción de infancia que tenía en cierto momento la sociedad como era antes, sino un niño producto de una sociedad tecnológica, que por principio no es neutra».6

Para ellos supone un esfuerzo de adaptación cuando tienen que realizar tareas cotidianas sin conexión a internet. Las implicaciones en su comportamiento son muchas:

· Están acostumbrados a una respuesta inmediata de los dispositivos.

· Dan por sentada la conexión a internet, cuando no hay lo ven como una carencia.

· Están acostumbrados a interactuar con los dispositivos con el cuerpo, sin mediación de aparatos intermediarios.

· No diferencian bien entre público y privado, acostumbran a sociabilizar todos los aspectos de su vida.

· Están acostumbrados a trabajar en red de forma colaborativa. Replican este comportamiento en el mundo desconectado.

Unas de las principales características de la generación táctil, y la que le da su nombre, es que están acostumbrados a interactuar con los medios digitales directamente con las manos. El primer dispositivo táctil de gran éxito fue el iPhone y este surge en 2007 por lo que estaba a disposición de la generación táctil. Tocar lo virtual, la manera habitual en que los táctil interactúan con los dispositivos, ya sea una computadora o unas gafas de realidad aumentada, Internet se toca y las aplicaciones se tocan, se pellizcan, se lanzan, etc.

De hecho, este suceso ha generado otra faceta de los ‘touch’: estos niños pueden tener desde los tres años un completo control de aparatos con conexión a Internet que ofrecen una respuesta inmediata a través de las pantallas táctiles, pero no saben adaptar este proceso a objetos analógicos. Por esto, son impacientes  ya que siguen una regla de ‘tocar y suceder’ constante.

Por último, la sobreinformación y la hiperconexión hacen que los niños no hagan aparente distinción entre público y privado, ya que están acostumbrados a ver cómo todo se comparte en la red. La seguridad de los datos que comparten, y compartirán en la red, seguramente es un tema que se tratará en el futuro.

Los expertos dicen que aún es pronto para saber los efectos que tendrá el uso prolongado de aparatos digitales desde la infancia. Algunos lo relacionan directamente con la fatiga visual por la larga exposición a luz generada con un dispositivo, además de otra serie de problemas relacionados con la salud física.

La hiperconexión a redes sociales e internet también podría generar algunos problemas psicológicos, como, por ejemplo, no saber reaccionar racionalmente ante la ausencia de conexión o no ser capaces de prestar atención por más de un breve lapso.

Si algo ya se sabe de cara a los próximos años es que esta generación cambiará la visión del mundo, y de nuevo harán que marcas y empresas adapten su filosofía para hacer frente a los nuevos cambios. Ya lo están consiguiendo los ‘millennials’ y poco a poco los nativos digitales, por lo que los ‘touch’ no se quedarán atrás.

Como el proceso educacional es fundamental, padres y abuelos tienen una misión fundamental en cuanto a el apoyo, control y consejos a dar, necesarios para ser una guía saludable en la maduración de estos niños, hombres de mañana.

El primer paso es reconocer que esto esta sucediendo.

Cada día más vigilados

China ya esta ultimando detalles para una mayor vigilancia de sus ciudadanos. Al menos este tema es preocupante, dado que comienzan a tambalear viejos valores como la libertad, la privacidad y el libre albedrío , será entonces una hermosa utopía. 

No me quedan dudas que el sistema ha de ser muy útil para controlar la delincuencia y el crimen en general,  pero no estoy muy seguro de que quienes utilicen estos increíbles sistemas de control, solamente persigan la paz y la seguridad de la población, y mas pensando en los antecedentes de los gobiernos que los implementan.

Los criminales han de buscar nuevos recursos y ardides para eludir el control y los que quedaran expuestos serán los de siempre: la gente decente.

La necesidad de poder, dominio y manipulación de los demás por todos los medios posibles es una enfermedad epidémica que infecta ciertamente a ciertos individuos o a ciertos grupos de individuos.

 

 

El 8 de junio de 1949 se publica la novela de ciencia ficción y política “1984” de George Orwell. En ella se introduce por primera vez el concepto del omnipresente y vigilante Gran Hermano o Hermano Mayor. La novela, un icono fundamental de la literatura, nos advertía sobre el futuro de la humanidad en mano de gobernantes dictatoriales.  En Minority Report, pelicula del año 2002 de Steven Spielberg ya hacia avances interesantes sobre la perdida progresiva de la libertad como bajo la excusa de razones de seguridad; En Anón, una inquietante película de Andrew Niccol, estrenada en mayo de este año, todos los individuos estaban siendo controlados por sus sistema virtual de reconocimiento al que nadie podía escapar, y todos los servicios del estado se valen de él

Algo interesante de ver, o quizá preocupante es la inmediatez entre la imaginación de los escritores y guionistas y la transformación en realidad.  En la época de Julio Verne, de la ficción a la realidad, de la literatura fantástica a la vida cotidiana, eran un salto de al menos cien años. Hoy casi son simultáneos.

 

China ha lanzado su proyecto, ya realidad de control de la delincuencia con el sistema de reconocimiento facial, y no solo detectará rostros de delincuentes, sino que reprobará actitudes y actos indebidos en la vida urbana de todas las personas: Si un peatón incumple una ley de tránsito será reprobado y puesto en evidencia en un gran cartel. Imagino que eso será solo el principio.

En Buenos Aires, ya hay carteles que individualizan patentes y conductores. Un registro para detectar autos con patentes falsas o buscados.

En buenas manos todo es bueno, en las manos inadecuadas es peligroso. Hoy china controla los nacimientos, actividades e Internet; y en poco tiempo tendrá detalles informatizados de todos sus ciudadanos. El gobierno chino podrá generar limites, restricciones, y crear o modificar conductas a su voluntad.

Yo no pretendo hacer un juicio de valor, solo digo que esta es una nueva espada, y como toda espada tiene dos filos, un filo corta para bien y el otro filo corta para mal.